El año pasado Hacienda concedió un préstamo a la Seguridad Social  para que esta pudiera hacer frente a sus obligaciones con las pensiones. Este préstamo  ascendió a más de 10.000 millones de euros.  Para este año las previsiones no son mejores, todo lo contrario, se hace una previsión “optimista” de 15.000 millones de euros, nada menos que 5.000 millones de  euros más  que el año pasado.  Este grave problema tiene su origen en el año 2012, fue el primero en el que en España, la cantidad recaudada, no cubrió el importe total de  las pensiones contributivas.

  Es importante destacar que el Fondo de Reserva (una especie de “hucha”  que se creó en tiempos de “vacas gordas” para prevenir tiempos peores) ha ido bajando gradualmente en los últimos años, y de una cifra que rozaba los 70.000 millones de euros  en 2011,  ha pasado a estar al borde de la desaparición, ya que en la actualidad apenas quedan unos 8.000 millones de euros. La posibilidad real  de quedarse sin esta “hucha”  es un dato muy preocupante  que invita a la reflexión a todos los agentes económicos, si no se quiere llegar a un momento de “quiebra técnica” en lo que a las pensiones se refiere.

 En lo últimos días han sido  constantes las declaraciones de diferentes líderes políticos y sociales  con posibles soluciones, como por ejemplo la implantación urgente de una tasa a la banca y nuevas tasas a determinadas transacciones financieras, como defiende  el líder del PSOE,  Pedro  Sánchez. Menos alarmista es el ministro de Economía Luis de Guindos, que considera que si la economía española continua creciendo al nivel que lo hace en la  actualidad,  se crearán medio millón de nuevos puestos de trabajo si se cumplen las expectativas, elevando notablemente el número de afiliados, que con sus contribuciones serían los principales valedores de un sistema de pensiones que garantice el pago de las mismas.

 Habrá que permanecer atentos durante los próximos meses  a nuevas propuestas más o menos ingeniosas,   y sobre todo a posibles pactos de estado que garanticen la viabilidad del actual sistema de pensiones durante un largo plazo de tiempo.

 

Start typing and press Enter to search