Con la llegada del nuevo año, han llegado también nuevas subidas de tarifas que afectan a  casi todos los ámbitos de nuestras vidas, desde la luz o el gas, hasta las tarifas telefónicas,  pasando también por los peajes u otros conceptos cotidianos.

 La llegada de 2018 nos ha traído también una subida generalizada en muchas y variadas tarifas que afectan de manera muy importante a los bolsillos, tanto de los partículas como de en ocasiones también a las empresas dependiendo de su tamaño. Estas subidas que en ocasiones parecen desproporcionadas y sin justificación aparente, se han convertido ya en inevitables con la llegada de cada año nuevo.

 Un clásico como es el recibo de la luz, volverá a subir de nuevo en 2018, a pesar de que el gobierno como viene sucediendo en los últimos años,  ha congelado la parte del recibo regulada. Esta medida, como suele ser habitual, no evitará una subida de aproximadamente un 2%,  producida por el efecto del  incremento en el mercado de mayoristas. Tampoco nos libraremos este año de la subida del gas, que aumentara alrededor de un 6% a pesar de que como en el caso de la luz,  el gobierno también ha congelado la parte que puede regular de la tarifa, a pesar de ello no logra evitar la fuerte subida.  Por lo que respecta al agua,  aunque es un tema que gestiona cada Ayuntamiento,  también está prevista en muchas ciudades subidas en este importante suministro.  La telefonía es otra de las tarifas que subirá  con la llegada de 2018,  importantes subidas,  así  las tres grandes compañías de nuestro país, Movistar, Vodafone y Orange tienen previstas subidas de mayor o menor cuantía en algunos de sus “paquetes”. La escalada de sus tarifas no parece tener fin, aunque muchas veces vengan camufladas con mejoras en los servicios o una mayor  velocidad de las líneas.

 Otros  precios que pueden aumentar durante  2018 son los de los carburantes,  aunque  están sujetos a numerosos y variados condicionantes como la demanda mundial, la estabilidad en determinados países  y las medidas que pueda tomar la OPEP, no se puede asegurar a fecha de hoy que sufrirán una subida, todas las previsiones apuntan a ello.  Los peajes también podrían unirse al “club” de subidas generalizadas en nuestro país con la llegada del año nuevo y no se quedarán al margen del resto de subidas.

 Como consuelo siempre nos queda el hecho de que por ejemplo,  si se mantiene la tendencia en el precio de las hipotecas, estas  podrían seguir bajando durante 2018 siempre que lo permita el Euribor,  o que el salario mínimo si se cumplen una seria de condiciones,  podría subir un 4% situándose en 736 euros dividido en 14 pagas.

Start typing and press Enter to search